fbpx

5 de abril de 2022, Marc Gaja

Diferencias entre un psicólogo clínico y un psiquiatra

Conoce las diferencias entre un psicólogo clínico y un psiquiatra, profesionales que trabajan de la mano para ayudar a la población a conservar su salud mental

Aunque el tema de la salud mental ya no es un tabú, y ahora más personas que nunca recurren a los profesionales en busca de ayuda con sus problemas de salud mental, todavía existe mucha confusión sobre la forma en que se brinda dicha ayuda y los especialistas que la brindan. Esta confusión está particularmente extendida donde estoy basado, en Europa del Este, donde muchas personas todavía asumen que la salud mental es algo para los trastornos mentales graves y una persona no iría a un profesional de la salud mental a menos que estuviera “loca”. Al explicar la diferencia entre las tres profesiones básicas de la salud mental: psiquiatría, psicología y psicoterapia, este artículo ayudará a aclarar las cosas y eliminar algunas de las dudas que los lectores puedan tener sobre cómo ponerse en contacto con un profesional de la salud mental.

VER ¿Cómo se realiza una evaluación en psicología clínica?

Psiquiatra

La psiquiatría es una rama de la medicina que se ocupa de la salud mental. Por tanto, un psiquiatra es necesariamente un médico especializado en salud mental. Un psiquiatra es un médico que se ocupa de diagnosticar, prevenir y tratar trastornos psiquiátricos o enfermedades mentales.

De los tres tipos de profesionales de la salud mental que se presentan aquí, el psiquiatra es el único que puede recetar medicamentos a sus pacientes. Los psiquiatras también pueden proporcionar psicoterapia. Aunque un estereotipo común sobre los psiquiatras es que están “tan locos como sus pacientes”, esta rama de la medicina, y el trabajo que conlleva, es sumamente compleja. El trabajo de un psiquiatra en una institución de salud mental es muy exigente y estresante. Implica el trabajo diario con personas que padecen trastornos mentales graves cuyas manifestaciones suelen ser impredecibles y también pueden afectar a la salud física de la persona.

Los pacientes mentales a menudo no pueden comprender o explicar lo que les está sucediendo, y es responsabilidad del psiquiatra diagnosticar la naturaleza de su enfermedad y administrar el tratamiento adecuado. La tarea es sumamente desafiante, dado que no existe una prueba física que se pueda realizar, y todo el proceso de diagnóstico se realiza a través de la observación y entrevistas del paciente. Todo psiquiatra se refiere a un libro conocido como “DSM” (“Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales”), que describe los síntomas de todos los trastornos mentales conocidos actualmente, o ICD (Clasificación internacional de enfermedades) desarrollado por la Organización Mundial de la Salud.

Psicólogo

La psicología es una ciencia que estudia la percepción, la atención, el proceso de pensamiento, la emoción, la inteligencia, el comportamiento, los tipos de personalidad y muchos otros aspectos de la personalidad humana. Debido a un espectro de estudio tan amplio, la psicología es aplicable en entornos corporativos, deportes, medios de comunicación, escuelas, hospitales, investigación forense y muchos otros.

De hecho, la psicología se puede aplicar a prácticamente cualquier parte de la sociedad y a cualquier población humana, y la mayoría de nosotros hemos sido objeto de una prueba psicológica al menos una vez. Por lo tanto, una visita a un psicólogo es completamente indolora e incluso puede ser divertida si disfruta aprendiendo y descubriendo algo nuevo sobre usted mismo.

Es cierto que los psicólogos “analizan” a las personas, pero eso no significa que puedan – como algunos asumen al conocer nuestra profesión en un contexto social – explicar la personalidad de alguien o adivinar sus pensamientos y sentimientos a partir de un encuentro informal. Las pruebas psicológicas normalmente se realizan en un entorno profesional y siguen procedimientos estrictamente científicos. Una visita a un psicólogo generalmente implica una entrevista informativa, seguida de una o dos pruebas utilizadas por el psicólogo para llegar a la evaluación deseada, que puede ir desde la orientación profesional hasta un examen clínico. Las pruebas psicológicas son muy numerosas, según la institución pertinente y el propósito del examen.

Para la mayoría de las pruebas psicológicas no existe una respuesta correcta o incorrecta: todo depende de la percepción individual, los antecedentes personales, la cultura y factores subjetivos, como el estado de ánimo actual. Luego, las respuestas se comparan con tablas estadísticas para detectar ciertos trastornos o procesos subconscientes que el sujeto puede desconocer o no querer discutir abiertamente.

En definitiva, los psicólogos se preocupan por estudiar la personalidad humana en diferentes niveles y en diversos contextos en muchos sectores de la actividad profesional. La diferencia entre un psiquiatra y un psicólogo es que, aunque un psicólogo también puede consultar el manual del DSM o del ICD, usa varias pruebas, no es médico y no prescribe medicamentos.

Psicoterapeuta

Los psicoterapeutas como yo somos psicólogos especializados en la rama de la psicología conocida como “psicología clínica”; Los psiquiatras capacitados también pueden brindar psicoterapia. La psicoterapia es la parte de la psicología clínica donde la única herramienta del psicólogo es el habla, es decir, la interacción verbal con el cliente. A diferencia de los psiquiatras, los psicoterapeutas no diagnostican trastornos ni recetan medicamentos.

Tampoco utilizan pruebas estándar como otros psicólogos. Algunos psicoterapeutas, como Yo mismo, no me refiero a las personas que vienen a verlos como “pacientes”, sino como “clientes”, lo que enfatiza una relación de igualdad entre el terapeuta y la persona que busca ayuda. Cuando los clientes vienen a ver a un terapeuta, no vienen para un examen, como con un médico, sino para una “sesión” de terapia. Esta “sesión” suele durar entre 50 y 60 minutos y se repite una vez a la semana a la misma hora y en el mismo lugar para garantizar la continuidad del apoyo.

La tarea principal del terapeuta es tratar de establecer una relación terapéutica funcional con el cliente. Una vez que se establece esa relación, el terapeuta trabaja en conjunto (es decir, en estrecha colaboración) con el cliente para resolver el problema con el que el cliente vino a ver al terapeuta. Por lo tanto, los psicoterapeutas se diferencian de otros profesionales de la salud mental en que no “clasifican” a las personas en varias categorías o diagnósticos, sino que se acercan y tratan a cada persona como un individuo único.

Si bien la psicoterapia aún no se reconoce como una ciencia separada y todavía se trata como una rama de la psicología, tiene varias ramas y subdivisiones propias. Los principales ejemplos son:

  • Terapia psicodinámica. Este es un nombre moderno para el psicoanálisis, del que la mayoría de la gente ha oído hablar y suele conectar con Freud. Esta forma de terapia se centra en los recuerdos y experiencias de la primera infancia, los instintos subconscientes y las relaciones con la familia principal, es decir, la madre y el padre. Dado que Freud fue el pionero de la psicoterapia como tal, todas las formas de psicoterapia, por muy diferentes que hayan diferido de sus ideas, conceden especial importancia a las experiencias de la primera infancia y a la relación padre-hijo, tratada como el punto de referencia para todos. otras relaciones que formamos durante nuestra vida. La terapia psicodinámica no limita el número posible de sesiones y puede continuar durante años.

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es una terapia que se ocupa de la cognición (pensamiento) y el comportamiento, es decir, las razones por las que ciertos pensamientos nos impulsan a actuar de una determinada manera (p. Ej., Le tengo miedo a las arañas (pensamiento), así que corro cuando ver uno (comportamiento)) y cómo al cambiar nuestro comportamiento en una situación dada podemos cambiar nuestros pensamientos y viceversa. La TCC es una terapia corta que se enfoca en un problema específico y utiliza objetivos y programas muy específicos para resolver ese problema. Esta forma de psicoterapia tiene su origen en la psicología cognitiva. Al igual que la psicología, utiliza pruebas sustantivas y, por lo tanto, se considera la más “científica” de todos los tipos de psicoterapia. La eficacia de la TCC se puede medir mediante pruebas realizadas al principio y al final de la terapia. Por estas razones, la TCC se lleva a cabo en bloques de 6 o 12 sesiones y se puede brindar como parte de la atención médica general (por ejemplo, el Servicio Nacional de Salud en el Reino Unido ofrece TCC). La TCC es muy útil cuando se trata de un único problema específico que necesita ser resuelto, como cualquier tipo de fobia o el trastorno obsesivo compulsivo, en el que el problema principal es precisamente el pensamiento obsesivo seguido de la conducta compulsiva ligada a ese pensamiento. La TCC también es muy útil para los clientes gravemente deprimidos cuyo funcionamiento diario, sueño, alimentación y / o higiene están deteriorados y se requiere una modificación del comportamiento antes de que el cliente pueda recurrir a otra forma de terapia que se ocupe de las causas de la depresión en sí.

Las psicoterapias humanísticas (centradas en la persona, Gestalt y similares) se centran en el concepto de relación terapéutica funcional con el cliente que mencioné anteriormente. Las terapias humanistas se basan en esa relación, buscando verbalizar y analizar lo que está sucediendo aquí y ahora, es decir, en la sala de terapia, y luego aplicar esos hallazgos a las otras relaciones del cliente en la vida.

Hay muchas otras ramas y sub-ramas de la psicoterapia, pero la mayoría de ellas se encuentran dentro de una de las tres metodologías principales descritas anteriormente. Mi propio enfoque, conocido como “Psicoterapia Integrativa”, combina los métodos y las teorías de las tres formas principales de terapia, desplegándolos en función de las necesidades de cada cliente individual en una situación específica. La parte más importante de la terapia para mí es crear una buena relación terapéutica con el cliente, lo que significa brindarle al cliente un espacio seguro y confidencial en el que se sienta cómodo para hablar todo lo que le moleste, incluidas las cosas más íntimas. En este sentido, es de gran importancia que el cliente sepa que no lo juzgaré sin importar lo que diga en terapia, y que todo lo que diga en terapia se quedará en terapia.

Empatía

Otro concepto clave en cualquier forma de psicoterapia es el de empatía. La empatía se diferencia de la “simpatía”, es decir, un sentimiento de lástima y dolor por la desgracia de otra persona. Más bien, la empatía es la capacidad de comprender y compartir los sentimientos de otra persona, ponerse en su lugar, sin dejar de ser un observador externo.

La empatía nos permite percibir a los demás de una manera más humana y sin prejuicios y es una habilidad esencial de cualquier psicoterapeuta y que los psicoterapeutas buscan transmitir a sus clientes. Ser empático contigo mismo, es decir, no juzgarte por ciertos actos y decisiones tomadas en el pasado, basados en el conocimiento y la comprensión pasados, puede ser la clave para superar muchos problemas psicológicos.

La idea principal de este artículo no fue centrarse en la investigación o la literatura en particular, sino en presentar conceptos clave sobre los profesionales de la salud mental y sus diferencias y similitudes. Básicamente, he ofrecido mi comprensión personal en términos simples para que sea fácilmente comprensible para todos. Esperaba dar una imagen más clara del importante trabajo en salud mental y animar a las personas a reconocer dentro de sí mismas cuando tienen un problema y sentirse más cómodas pidiendo ayuda.