fbpx

7 de Enero de 2022,

Cómo crear un presupuesto para estudiar un MBA

En este artículo te daremos algunos consejos para crear un presupuesto realista para estudiar un MBA

En este artículo te daremos algunos consejos para crear un presupuesto realista para estudiar un MBA. Estudiar no es un gasto, sino una inversión. Pero no siempre es una inversión posible, menos cuando se trata de uno de los programas educativos más populares, prestigiosos y costosos del mundo. 

Las Maestrías en Administración son de las propuestas más seguidas por las profesionales por la razón de que sin duda ofrecen un programa ejecutivo, pragmático y 100% aplicable dirigido a la construcción de líderes y emprendedores. 

En este post te compartimos algunos tips sobre cómo hacer para contar con un presupuesto amigable para cursar un MBA y hacer posible tu objetivo académico y profesional a corto-mediano plazo. 

Comencemos por tener un concepto común de presupuesto y objetivos:

¿Qué es un presupuesto? 

Un plan detallado y formal de las operaciones delineadas para un tiempo específico. En él se estiman los costos y beneficios de las actividades a emprender y constituye un barómetro en este caso de las finanzas personales.
El presupuesto es una guía que permite operar y medir el desempeño financiero. Adoptar un presupuesto es comprometerse con su cumplimiento, definiendo planes para desarrollarlo, orientandonos hacia la eficacia y evitando el desperdicio y la ineficiencia. 

Un presupuesto es un plan de acción que nos orienta financieramente hacia nuestros objetivos y permite evaluar si podemos realizar una acción que nos lleve a un punto futuro más conveniente o esperado. 

En este caso el presupuesto es el valor neto (mensual y anual) del MBA así como las inversiones relacionadas con el mismo: conferencias, transporte, residencias, libros, etcétera. 

En el presupuesto podría proyectarse el retorno de la inversión. En este caso, evaluar las ofertas laborales, los aumentos salariales y el networking que serán resultado de tu formación en el tiempo. Si bien es difícil de calcular, no es imposible y podría ayudarte a definir si vale la pena realizar la especialización. 

Objetivos SMART para concretar tu MBA

En administración una meta u objetivo es una idea de futuro o resultado deseado que un grupo o persona visualiza, planifica y se compromete a alcanzar. En las organizaciones las metas son equiparables a los objetivos estratégicos definidos para alcanzar mayor competitividad y guiar los esfuerzos de la organización. 

Una manera de lograr objetivos profesionales, personales y empresariales es hacerlos “inteligentes”. Se trata de una serie de criterios para orientar los objetivos que deben ser:

  • Específicos. 
  • Medibles.
  • Alcanzables.
  • Orientados a resultados.
  • Atados a un tiempo específico. 

¿Por qué es importante cursar un MBA y cómo hacerlo con un presupuesto amigable?

Partiendo de esta orientación administrativa básica: presupuesto y objetivos inteligentes, repasemos por qué es importante y pertinente para ti cursar un MBA. Para ello, hazte las siguientes preguntas y responde con sinceridad. Las respuestas te ayudarán a ver las posibilidades de cursar la formación y hacerlo de una forma más eficiente y económica. 

  1. ¿Cuáles son mis metas y cuáles son mis expectativas? 

Es importante que antes de iniciar un MBA te preguntes a ti mismo, con sinceridad, cuáles son tus metas a corto, mediano y largo plazo y cuáles las razones o expectativas de cursar un MBA. Es importante que definas por qué es importante para ti tomar este curso y si traerá algún cambio significativo a tu vida.

Un buen comienzo es realizar una lista de las cosas que quieres y que no quieres encontrar en el programa, las personas con las que deseas entablar relaciones, las oportunidades profesionales, el estilo de los profesores. 

¿Te interesa sumar conocimientos? ¿Ponerte en contacto con personas relevantes que puedan apoyar tu idea de inversión? ¿Hacerte el trabajo más fácil y placentero? ¿Te interesa tomar una nueva y diferente dirección en tu carrera? Asegúrate de tener una imagen clara de lo que quieres conseguir con el MBA e identifica tus motivaciones. 

  1. ¿Es el momento para estudiar un MBA? ¿Tienes tiempo suficiente para una responsabilidad académica?

Esto es muy importante. Es necesario evaluar de manera realista si cuentas con el tiempo para cursar un programa con esos niveles de exigencia.

Revisa si en tu semana puedes disponer de 10-12 horas para dedicarle a tu curso. Eso es un estimado de 2 horas por día. Revisa la gestión de tu tiempo: ocio, tiempo familiar, dedicación y carga laboral. Si resulta que tienes poco tiempo lo mejor es abandonar por ahora la idea de cursar un MBA, pero si aún sigues entusiasmado y cuentas con el tiempo para cumplir con las clases y las asignaciones, continúa leyendo. 

  1. ¿Tu organización/empresa está dispuesta a financiar económicamente tu MBA?

Sin duda contar con este beneficio aumentará tu motivación y sumará puntos a favor de alistarte de inmediato en un programa de Maestría. Averigua con el departamento de Talento Humano y Bienestar si financian este tipo de programas, infórmate de las opciones de financiamiento, los préstamos a los que puedes acceder, las becas y el porcentaje de cobertura. Muchas organizaciones financian el 100% de la formación académica de sus empleados cuando esta tiene una aplicación directa y práctica con su área profesional. 

Seguro te sorprenderás gratamente y podrás además sumar a un par de compañeros más en el proyecto de mejora continua y profesionalización que beneficiará por igual a la organización y a sus empleados. 

 

  1. Realiza una revisión de los ranking, programas y universidades

Antes de tomar cualquier decisión realiza un análisis del entorno. Es decir, infórmate de las universidades que ofrecen programas de MBA a un precio razonable y con una calidad y proyección internacional. De igual manera, evalúa si vale la pena cursar la formación en una institución nacional o con orientación internacional.

Selecciona de tres a cinco programas y universidades, haz una cita con los tutores académicos y promotores de los programas para que te otorguen detalles de los mismos, de las plataformas de estudio, la metodología, los profesores y el campus universitario.

Después de que hayas realizado la evaluación, reduce la selección solo a dos. Es una buena idea realizar una plantilla excel en la que puedas vaciar la información que te suministren y tus impresiones. Al final, no dudes en crear tu mismo tu propio ranking y valorarlas en función de tus necesidades y requerimientos. 

 

  1. Toma una decisión informada

No te vayas de las primeras ni tomes decisiones basadas en el bajo costo, el poco tiempo de dedicación o solo porque es un campus cercano a tu casa. Trata de que estas cosas no sean las que inciden en tu decisión y sí criterios de calidad y empleabilidad. Al final se trata de una decisión que impactará en tu futuro y que debes tomar con ponderación y basado en datos. 

En la Universidad ISEP estamos dispuestos a ayudarte a tomar la mejor decisión y contarte cuáles son nuestros programas, ayudarte a elegir el mejor para ti y tu perfil profesional y atender todas tus dudas. No vaciles en consultar con nuestro personal de atención al estudiante. 

 

Claves: Cómo obtener un presupuesto para estudiar un MBA

Por último, seamos realistas, revisemos las opciones y tomemos acción. COn todos estos criterios sobre la mesa, es momento de revisar otros aspectos de índole presupuestaria: 

  • Respaldo presupuestario: Considera demandar una beca, financiamiento o descuento a la institución directamente, también contempla el financiamiento que pueda cubrir tu empresa, alguna fundación u ONG, consulta la existencia de un programa de beca avanzado. Y solo deja como una última opción los créditos bancarios. 
  • Combina tu MBA con un trabajo a medio tiempo: O evalúa un segundo trabajo, un emprendimiento personal o un cambio de trabajo hacía una organización más grande que pueda promover tus estudios de Maestría en Administración de Empresas y apostar por tu perfil de ejecutivo. 
  • Apuesta por la reducción de costos, reduciendo el tiempo de estudio: Organiza tu tiempo de manera que puedas reducir el tiempo de estudio y así ahorrarte unos meses e incluso un semestre de formación con la realización de un programa intensivo.  También evalúa si vale la pena ir por una doble titulación y ganar un pergamino más por menos del tiempo y del dinero que demandaría otra formación de maestría. Sé listo con tu tiempo y tu dinero. 
  • Escoge una Maestría en Administración de Empresas en línea: Es la opción ideal si tienes un trabajo a tiempo completo. Te permitirá sumar experiencia profesional mientras la estudias y no tendrás el costo adicional de transporte, residencia, mudanza o cualquier otro vinculado a la educación presencial.

Muchas escuelas de negocios actualmente ofrecen esta opción y los programas que encontrarás son en ocasiones más profesionales, innovadores y actuales que los presenciales. Estos programas además ofrecen la experiencia internacional sin salir de casa: profesores y alumnos de diferentes países, por lo tanto, el intercambio cultural está garantizado. 

 

Continúa tus estudios y alcanza tus metas personales 

Los profesionales con MBA tienen mayores y mejores oportunidades laborales, así como un perfil más atractivo a los ojos de empleadores, inversores y colegas. Sin duda, una opción para mejorar profesionalmente es invertir en tu futuro y desarrollo profesional considerando que las retribuciones y ganancias son proporcionales a tu esfuerzo y compromiso académico.