fbpx

3 de Febrero de 2022, Ángel Daniel Elizalde

Conmemoramos el Día Mundial de la Lucha contra el cáncer

Este 4 de febrero Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer, compartimos ideas y reflexionamos sobre la importancia del autocuidado, el desarrollo de hábitos saludables y el cuidado de la salud mental como elementos para prevenir el cáncer

El cáncer es una enfermedad prevenible, tratable y curable, pero también es una enfermedad que cada día afecta a  más personas. Bajo este enfoque, se conmemora este año en el mundo el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer, fecha centrada en promover esfuerzos individuales y colectivos para fortalecer el acceso a una atención de calidad, que incluya el cribado, la detección temprana, el tratamiento y los cuidados paliativos. 

Liderada por la OMS, la campaña “Por unos cuidados más justos” llama a cerrar la brecha en la atención médica ante la alerta de que en los próximos 20 años la incidencia de la enfermedad crecerá especialmente en los países de ingresos bajos y medianos. Es decir, países con déficit de atención médica oportuna. 

Ante este drama no en vano se habla del autocuidado como un arma más para hacer frente al cáncer. Es importante que las personas no solo estén conscientes de cómo prevenir el cáncer, sino que conozcan cómo hacerlo, así como a auto-diagnosticar y saber qué hábitos adoptar para alejarse de la enfermedad y acercarse a la salud. 

El cáncer es una enfermedad multifactorial, pero ya existe suficiente evidencia científica que alerta que solo 5%-10% tiene un origen genético. Es decir, que las causas responden en su mayoría a factores de riesgo derivados de estilos de vida no saludables y sedentarios. Así como a la exposición a ambientes que impactan la salud. 

La OMS pone de relieve los factores de riesgo más comunes en el cáncer para invitar a la población a alejarse de los mismos: el consumo de tabaco, la baja ingesta de frutas y verduras, el consumo de alcohol y la insuficiente actividad física causan cáncer. 

Considerando lo anterior, queremos en Universidad ISEP compartir contigo algunos tips para que sumes bienestar y promuevas con el ejemplo, una vida saludable que ayude a prevenir la enfermedad. 

 

Hábitos saludables para evitar el riesgo de cáncer 

  • Evita el consumo de tabaco y alcohol. El cigarro está relacionado no solo con el cáncer de pulmón, sino que se relaciona también con el cáncer de hígado, de boca, garganta y tiroides. No hay beneficios al fumar, así que es mejor dejarlo. De igual manera, el consumo del alcohol se asocia con cáncer de colón, estómago, garganta y cáncer de mama. Por lo tanto, es recomendable evitar su consumo en exceso, o mejor aún eliminarlo por completo. 
  • Incluye brócoli y otros vegetales en tu dieta.  Repollo, coles de brusela, kale, coliflor, espinacas, y vegetales crucíferos, de hojas verdes que aportan nutrientes y fibras a tu organismo y constituyen un combo anticancerígeno. De igual manera, el consumo de vegetales y frutas mantendrán el sistema inmune de tu organismo activado y elevado y contribuirán a evitar el deterioro celular que es causa del cáncer. 
  • Realiza exámenes médicos regulares. La visita médica es importante para diagnosticar de manera temprana alguna malignidad en el organismo que pueda derivar en cáncer. De igual manera, participa en programas de cribado para descartar si eres persona de riesgo. Es importante en el caso de las mujeres la realización de la mamografía luego de los 40 años, así como la realización de exámenes de laboratorio y otros que el médico te asigne. 
  • Consume suficiente vitamina D. La evidencia arroja que la vitamina D ayuda a prevenir cáncer de colón, próstata y otros.Esta vitamina se puede encontrar en las carnes blancas, los vegetales y el sol. 
  • Haz actividad física regularmente. La actividad física de moderada a intensa por un periodo de 1-2 horas cotidianamente no solo te alejará del riesgo relacionado con el cáncer sino con otras enfermedades. El ejercicio te ayudará a protegerte aunque no tengas un peso saludable y a mantener una rutina de vida activa y menos estresante. 
  • Evita el sobrepeso. La triada buena alimentación, actividad física y peso adecuado es una manera natural y sencilla de prevenir el cáncer. La obesidad se relaciona con algunas formas de cáncer.
  • Evita el consumo de carnes y comida procesada. Los aditivos químicos que se le agregan a la comida para conservarla como el nitrito y el nitrato podrían estar asociados a ciertos tipos de cáncer. Por lo tanto, restringe el consumo de estos alimentos e inclínate por lo natural y no procesado. Y de igual manera evita la exposición a toxinas ambientales e industriales. 
  • Evita la exposición innecesaria a la radiación y a los rayos UV. La radiación está relacionada con el cáncer de manera directa. Para estar alejado de este ambiente de radiación solo haz escáneres y chequeos médicos solo cuando sea necesario. De igual manera, evita la exposición solar sin protección ya que está relacionada con la aparición de melanomas y otros cáncer de piel. 
  • Vacúnate. La vacunación es un medio para evitar contraer infecciones y enfermedades que pueden causar a largo término cáncer. La vacuna contra el VPH ayuda a disminuir riesgos de contraer cáncer cervical u otros tipos de cáncer- Mientras que la vacuna contra la hepatitis ayuda a disminuir riesgos de cáncer de hígado.

 

Importancia de la atención psicológica a pacientes con cáncer

 

Adicional a este tipo de medidas de autocuidado para prevenir el cáncer. Cuidar de la salud mental es también importante. El estrés se ha asociado a la prevalencia de cáncer y en algunos pacientes de cáncer las emociones y comportamientos juegan en contra. Por ejemplo, la ansiedad, el estrés, la depresión se identifican como elementos que interfieren en la recuperación y el seguimiento del paciente al tratamiento. Estos fenómenos psíquicos también son responsables de incrementar la producción de hormonas que alientan el crecimiento de tumores. 

La psicología tiene un rol decisivo que jugar en la prevención, acompañamiento, tratamiento, control y recuperación del paciente con cáncer, pero también tiene un rol que cumplir ante las familias y la sociedad. La psicología clínica y de la salud es una disciplina que puede acompañar a las personas a desarrollar hábitos saludables. Mientras que la psicooncología es un soporte emocional para los pacientes con cáncer, cuidadores, seres queridos y personal de salud. 

Existe evidencia médica y científica que otorgan a la psicología un papel destacado no solo para paliar las condiciones de pérdida, sufrimiento, minusvalía y estrés causadas por el cáncer. La atención psicológica sin duda es parte de ese “por unos cuidados más justos” y del protocolo para una atención de calidad ante la elevada prevalencia de ansiedad, depresión y estrés que manifiestan los pacientes con cáncer y funciona como una forma de reducir la carga emocional derivada del proceso de detección y curación. 

Modo Rosa para prevenir el cáncer de mama

La Universidad ISEP está comprometida con el mandato para promover la prevención del cáncer. En este sentido, el año pasado lanzó el proyecto de contenidos ¡Modo Rosa!, web dedicada a la difusión de información de interés sobre el cáncer de mama. 

De esta manera, la institución asume su rol educativo y se une al llamado de fortalecimiento de los cuidados y medidas contra el cáncer, promoviendo la vida saludable y la importancia de la participación de la psicología en proyectos de prevención y tratamiento.