27 de October de 2021, Indira Ramirez

Con educación el línea, mejorarán habilidades de los maestros

La Universidad ISEP le apunta a atender las dificultades infantiles del aprendizaje, debido a que los maestros son la primera línea de atención en estos casos

Publicada originalmente en El Universal (Colombia)

Formar maestros en Colombia no es una tarea fácil, pero formarlos en las regiones es todo un reto, debido a las dificultades que existen en cuanto a acceso a instituciones de educación superior, conectividad y todo lo relacionado a los costos académicos, por lo que desde la Universidad ISEP, están trabajando en varios frentes para ayudar a mitigar este problema en el país.

Uno de los enfoques a los que más le ha apuntado esta institución educativa es el de atender las dificultades infantiles del aprendizaje, debido a que los maestros son la primera línea de atención en estos casos, ya que estos profesionales tienen contacto con los estudiantes durante la mayor parte del día y son los que pueden realizar un ejercicio de observación directa sobre los menores mientras desarrollan sus procesos cognitivos.

En este sentido, es importante que los profesores cuenten con una formación complementaria que les permita conocer herramientas para la evaluación e intervención psicopedagógica, así como elementos de atención a la diversidad; lo cual no quiere decir que el maestro deje de cumplir su función de enseñar o que desempeñe labores de un psicólogo, terapeuta ocupacional, fonoaudiólogo o neuropsicólogo.

Sin embargo, en aquellas regiones en donde el profesor y las familias no tienen el respaldo de los equipos de apoyo terapéutico que están disponibles en las grandes ciudades, se requiere una mayor creación de escenarios de aprendizaje que doten al maestro de elementos conceptuales y metodológicos que le permitan realizar un abordaje inicial y desarrollar competencias para ser un orientador de las familias que necesitan información y acompañamiento.

“Ningún psicólogo, terapeuta ocupacional, fonoaudiólogo, neuropsicólogo u otro profesional que intervenga en problemas de aprendizaje, tiene la oportunidad para detallar tan de cerca el comportamiento y rendimiento cognitivo de un niño durante el proceso de enseñanza – aprendizaje, como lo podría hacer un maestro”, manifestó Jessica Arévalo Directora de Neuroaplicar.

Bajo este escenario, la Universidad ISEP de México, que tiene una amplia formación 100 % en línea, ha puesto a disposición de los maestros de Colombia un portafolio de maestrías en el área de educación. Una de ellas enfocada a la intervención en problemas de aprendizaje y la otra en aspectos propios de la educación especial, haciendo énfasis en la inclusión y la interculturalidad.

¿Cuál es la dificultad de aprendizaje más común?

En Colombia, y en general en todo el mundo, la dificultad de aprendizaje más prevalente es la dislexia, ya que algunos datos sugieren que entre un 5 % y un 17 % de la población de niños en edad escolar padecen de esta dificultad.

Solo en el país, aproximadamente el 15 % de los niños padece este trastorno del aprendizaje, que consiste en una dificultad para leer con fluidez, con errores y además dificultades en la comprensión, causada por problemas de decodificación fonológica que conlleva a una lectura lenta.

“Debido a que la lectura es una habilidad de aprendizaje necesaria para apropiar gran cantidad de conocimiento, se hace urgente poder dar prioridad a la intervención de esta situación desde la psicopedagogía”, subrayó Liliana Castañeda, directora de la Asociación Colombiana de Neurociencias ACOLNE, quien agregó que “leer, escribir y hacer operaciones matemáticas son fundamentales para el desarrollo de cualquier tipo de competencia”.

Para ISEP, la formación de maestros en habilidades que puedan facilitar el manejo de estas dificultades, principalmente de aquellos docentes que se encuentran en las regiones apartadas de las grandes capitales, puede aportar positivamente a abordar el tema, que puede afectar al 10 % de los estudiantes, y, de paso, contribuir a mejorar la educación en Colombia.

Es importante mencionar que, según la Gran Encuesta Integrada de Hogares de 2019, en el país hay 920.436 profesores y profesoras, por lo que de lograr formarlos en estas habilidades, podría haber un efecto cascada en mejora de competencias básicas, pensamiento crítico, habilidades comunicativas y análisis de datos.