2 de febrero de 2022,

¿Dónde estudiar neuroeducación en México?

Hay pocas opciones para estudiar neuroeducación en México, así que te traemos un resumen de las opciones si eres profesional de la pedagogía y quieres especializarte en este campo

En la actualidad hay un estimulante y cada vez mayor interés en cambiar, perfeccionar e innovar en los métodos de enseñanza-aprendizaje a partir del conocimiento y maleabilidad cerebral. 

La búsqueda por el desarrollo del potencial humano y de la inteligencia a límites hasta ahora inimaginados, así como la preservación de esas capacidades intelectuales han llevado a la ciencia a realizar experimentos para potenciar las inteligencias. 

En este andar, la neuroeducación es una de las áreas que mayor potencial tiene para alcanzar ideales y niveles educativos prometedores en los ciudadanos. 

Para los países y sus ciudadanos, sobre todo países como México la educación es la vía más clara para alcanzar la movilidad social y superar las brechas económicas, sociales y culturales entre las sociedades. Es también la alternativa para la construcción del futuro. 

En este sentido, la neuroeducación es sin duda un aspecto a considerar por los profesores. 

La neuroeducación

Hace dos décadas la neurociencia era un campo apenas explorado y hoy ocupa mucha de la información científica y de los nuevos descubrimientos. Se trata de una disciplina que avanza a pasos agigantados, revelando los hasta hace poco conocidos misterios del cerebro y su funcionamiento. 

Uno de sus resultados con mayor impacto ha sido en el campo de la educación. La neurociencia aporta a la pedagogía nuevas aproximaciones y conocimientos sobre las bases neuronales del aprendizaje, la memoría, el lenguaje, las emociones y el comportamiento. 

La neuroeducación es un método transdisciplinario que busca relacionar la ciencia y práctica de la educación con disciplinas que estudian el desarrollo neurológico. Se basa en una aproximación de métodos, estratégias y tecnologías centradas en el funcionamiento cerebral para estimular y optimizar los procesos de enseñanza-aprendizaje. 

Es así como los estudios y enfoques neurológicos y psicológicos son llevados al aula para transformar las maneras en la cual los niños aprenden y los maestros enseñan. 

La aplicación de la neuroeducación en el aula permite una mayor potencialización de las actividades y las inteligencias múltiples. 

Su estudio permite conocer las diferentes formas en las que los individuos se aproximan a los conocimientos y las experiencias y la manera en que sus procesos cognitivos impactan en el aprendizaje.

Más que un modelo educativo centrado en una filosofía o ideología pedagógica, la neuroeducación propone centrarnos en el funcionamiento cerebral y a partir de allí, diseñar currículos y estrategias pedagógicas más efectivas. 

Optimización de capacidades

El interés de que los educadores y pedagogos conozcan e implementen los métodos y paradigmas de la neuroeducación es debido a que sus fundamentos han demostrado mejorar el aprendizaje, hacerlo más efectivo y optimizar las capacidades de los alumnos. El maestro que conozca de neurociencia sin duda tendrá mejores resultados académicos y creará más momentos en el aula para el aprendizaje. 

Conocer cómo el cerebro adquiere nuevos conocimientos es un aspecto clave en la dinámica pedagógica. 

Los aportes respecto a la optimización de las capacidades tienen que ver con los hallazgos de la neurociencia en relación con los procesos cognitivos que intervienen en el aprendizaje y con las funciones propias del cerebro. 

Hallazgos de la neurociencia y aportes a la comprensión de los procesos cognitivos

Plasticidad cerebral 

Uno de los mayores descubrimientos de la neurociencia ha sido la plasticidad cerebral. Es decir, la capacidad de adaptación y evolución cerebral a lo largo de la vida, al igual que la posibilidad de crear nuevas neuronas y conexiones entre ellas a partir de los estímulos cerebrales adecuados. 

Neuronas espejos 

Conocer sobre el funcionamiento y activación de las neuronas espejo es muy importante para la didáctica. Se trata de un conjunto de células cerebrales que se activan tanto cuando hacemos una actividad como cuando vemos a otro realizarla. Se dice que son la base de la empatía y de la adquisición del lenguaje. Desde la neuroeducación se busca imitar a nivel del cerebro y activar mediante la observación los procesos de aprendizaje. No solo ocurren a nivel de la acción sino también de las expresiones. 

Emociones y aprendizaje 

La neuroeducación ha comprobado que las emociones influyen en el proceso de aprendizaje haciéndolo más rápido y significativo. Es por lo tanto, un aspecto que bien manejado puede incidir positivamente en el rendimiento estudiantil. Se sabe que los materiales educativos que evocan emociones y que relacionan lo aprendido con lo que se conocía previamente pueden tener un mayor impacto en el estudiante. Así mismo, aspectos como el estrés, la ansiedad, la tristeza, la depresión, el sueño pueden perturbar el aprendizaje. En este sentido, desde la neuroeducación el profesor busca alentar en los alumnos emociones positivas relacionadas con la enseñanza. Al tiempo que les enseña estrategias para controlar el estrés, gestionar su tiempo, determinar las horas de mayor rendimiento y en general,  manejar inteligentemente sus emociones. 

Crianza y naturaleza influyen en nuestro aprendizaje 

Otro de los hallazgos y estudios desde la neuroeducación es la confirmación de que el desarrollo de las propias capacidades e inteligencia tienen que ver tanto con el componente biológico y natural como con la crianza y las experiencias. 

El estudiante tendrá una base de capacidades y talentos natos que, no obstante, pueden desarrollarse, entrenarse y controlar desde la crianza. 

¿Dónde estudiar neuroeducación en México?

Hoy en día el profesor que no conozca de estos nuevos avances en el área educativa y sobre todo no los ponga en práctica está perdiendo una oportunidad única de impactar en la vida de sus alumnos y optimizar sus capacidades. 

En México, la educación en el aula triunfa cuando los docentes son capaces de desarrollar técnicas y estrategias novedosas que atrapan al estudiante, le estimulan y exacerban sus habilidades y niveles de inteligencia. 

El interés es que cada profesor en cada escuela cuente con las herramientas para liderar una dinámica escolar exitosa. Universidad ISEP ofrece un Diplomado Superior de Especialización en Neuropsicología Educativa y del Desarrollo dirigida a maestros, pedagogos, psicólogos, médicos, terapeutas, psicopedagogos, así como a estudiantes del último año en estas carreras, para desarrollar un programa académico de especialización que le permita aplicar intervenciones de estimulación neurocognitiva y de la optimización de las capacidades visoperceptivas y personales. 

El programa de 125 horas cuenta con un contenido clasificado por las afecciones y fenómenos neuropsicológicos que interfieren en el proceso de aprendizaje. 

Conoce nuestro diplomado Superior de especialización en neuropsicología educativa y del desarrollo aqui