fbpx

26 de enero de 2022, Marc Gaja

Educación híbrida: impacto en la nueva normalidad escolar y los padres de familia

En el presente artículo abordaremos el tema de la nueva normalidad escolar desde el confinamiento, la educación híbrida y reapertura de escuelas y como ha ido impactando en los niños y niñas y su educación.

Por Lic. Flor Anahí González Montoya

La educación es un tesoro que forma parte importante en nuestra sociedad, actualmente ha sido sacudida por varios motivos, uno de ellos derivado de la pandemia por covid-19 que nos enfrenta a una crisis educativa.

Después de dos años de sufrir un fuerte impacto por esta pandemia, la educación se ha visto envuelta en varias situaciones que han desencadenado fuertes interrupciones. El derecho a ir a la escuela y aprender es fundamental para el desarrollo, la seguridad y el bienestar de todos los niños y niñas. Sin embargo, las aulas permanecen cerradas en muchos países mientras se mantiene la actividad social en restaurantes, salones de fiesta, gimnasios, etc.

La población infantojuvenil no puede permitirse sufrir más interrupciones en su educación, es por ello que se llevó a cabo un sistema de formación escolar alternativo como el modelo híbrido.

Retomando la idea de Rama (2021), una diferencia entre las modalidades educativas, presencial y a distancia, es que en la educación presencial el acceso al conocimiento está limitado a la presencia del educador, en tanto, con la tecnología se reduce el cuerpo humano del docente como mecanismo de transmisión y de enseñanza.

La educación híbrida es un modelo de instrucción donde se enseña de manera presencial y en línea, para brindar aprendizaje de acuerdo a las necesidades de cada grupo de alumnos. Actualmente se ve la necesidad de hacer este modelo desde la educación básica, se están haciendo los esfuerzos por establecerlo a pesar de las necesidades y las áreas de oportunidad que tenemos en México. 

Se busca que al utilizar los entornos virtuales de aprendizaje se pueda seguir brindando y transmitiendo los conocimientos a los estudiantes y no dejar pasar el tiempo sin que ellos aprendan, lo que lleva a las escuelas y maestros a desarrollar nuevas estrategias de aprendizaje, siendo el docente consciente de lo que se está viviendo con este proceso educativo presencial y virtual al mismo tiempo.

Para los padres de familia también ha sido todo un reto manejar la situación, no solo la parte laboral, sino también el hecho de trabajar desde casa, si se acude de manera presencial al trabajo, el tener que dejar a los hijos en algún lugar, llevarlos al trabajo, quién los va a cuidar y aportar con las actividades diarias, entre ellas las escolares. Ha sido un escenario complicado para ellos, aunado a la preocupación de que los niños no están aprendiendo lo suficiente. Para los padres de familia esta es una situación que los preocupa constantemente, temen por la seguridad de sus niños al enviarlos de manera presencial, y prefieren tenerlos en casa, pero al mismo tiempo también les preocupa el tenerlos en casa sin actividades diarias, que solo estén en videojuegos sin actividades extraescolares, que las actividades que se realizan en las escuelas son pocas y no se aprende lo necesario, que los niños no prestan interés a las dinámicas virtuales, o bien lo contrario, que son demasiadas las actividades y no alcanzan los tiempos para apoyarlos, y ser al mismo tiempo padres y maestros guías de sus hijos. 

Como lo menciona Ríos (2021), la educación pasa por momentos difíciles, debemos adaptarnos a los  modelos  de  educación tradicionales, reconocer que cada modalidad de enseñanza posee sus ventajas y desventajas, pero que la cultura educativa actual debe cambiar y trabajarse en ella. El esfuerzo de los docentes en cada uno de los niveles de la educación debe valorar lo que significa trabajar en esta situación en la cual predomina la incertidumbre y el miedo frente a los sucesos sanitarios y consecuencias sociales, laborales y económicas, en las que todos hemos sido afectados. La labor del docente ha cumplido un rol primordial que ha ido mucho más allá de los aspectos pedagógicos con el fin de garantizar una transición y maximizar la utilización de los recursos con que contamos hoy en día.

Es decir, la metodología educativa debe contemplar los cambios que surjan de la enseñanza al utilizar los diferentes recursos, tales como las tecnología de la información y comunicación (TIC) por la interactividad que ésta implica, estimulando las capacidades emocionales y cognitivas.

Nos tomó por sorpresa, no estábamos preparados para un cambio tan radical, niños y niñas, así como adultos, ya que los padres de familia han tenido dificultades al apoyar de forma adecuada a sus hijos, fundamentalmente por desconocer estrategias y contenidos pedagógicos.

Sin duda alguna, la pandemia ha despertado una serie de sentimientos en toda la población a nivel mundial. El confinamiento ocasionado por covid-19 ha generado sentimientos de desesperación, estrés, frustración y ansiedad.

Una palabra que sale a relucir de una manera muy evidente entre los padres de familia y los niños y niñas es el término “complicado”, es decir, para ellos ha sido difícil poder ponerle nombre a sus emociones y sentimientos presentes durante este tiempo.

Este tiempo no ha permitido reflexionar sobre los diferentes roles que juega la escuela dentro de la sociedad, y no sólo se habla sobre la función de transmisión de conocimientos, sino la función cultural y social.  Los niños se han visto afectados al no tener la posibilidad de continuar desarrollando sus habilidades socioemocionales dentro del aula escolar. 

Sabemos que las dificultades que han tenido que enfrentar padres e hijos desde casa, no solo tiene que ver con carencias, problemas técnicos relacionados con las TIC, falta de equipo, internet, sino con las dificultades al tener que cubrir varios roles. Sin embargo, hemos visto que el esfuerzo ha estado presente y se valora, para los niños y las niñas no ha sido nada fácil tener que aprender desde casa y poner todo de su parte para aprender y adaptarse a los cambios, extrañan la escuela por todo lo que implica: los maestros, los horarios, las clases presenciales, pero sobre todo la convivencia con sus compañeros. Se seguirá dando todo el esfuerzo para que la situación permita que la educación realice su función en la medida de lo posible (Vázquez, Bonilla y Acosta, 2020).

 

Referencias bibliográficas

Ríos, Y. Y. (2021) La enseñanza post pandemia: retos y tendencias de la educación híbrida. Revista Plus Economía. 9 (2). 107-112. Recuperado de: http://revistas.unachi.ac.pa/index.php/pluseconomia/article/view/504/436 

Rama, C. (2020) La nueva educación híbrida. En Cuadernos de Universidades. No. 11 https://www.udual.org/principal/wp-content/uploads/2021/03/educacion_hibrida_isbn_interactivo.pdf

Vázquez, M. A., Moreno, Bonilla, W. T., & Acosta, L. Y. (2020). La educación fuera de la escuela en época de pandemia por Covid 19. Experiencias de alumnos y padres de familia. Revista electrónica sobre cuerpos académicos y grupos de investigación, 7(14), 111-134. Recuperado de https://cagi.org.mx/index.php/CAGI/article/view/213

Sobre la autora: Lic. Flor Anahí González Montoya

Licenciada en Educación Preescolar. Cursando la maestría en intervención en dificultades del aprendizaje y posgrado en atención temprana.