fbpx

Testimonio de Laura Castro Corrales

Sobreviviente de cáncer de mama

Diagnosticada en 2015

 

Ver su historia en YouTube

Conoce el testimonio de la Sra. Laura Catro Corrales, de 65 años de edad, diagnosticada con cáncer de mama en noviembre de 2015. Una Gran luchadora incansable por VIVIR que inspira.

 

“No siempre se ve y casi nunca se siente, por eso nadie debe esperar tocarse algo en el pecho para hacerse una mamografía”. 

Con estas palabras inició su participación la sra. Laura Castro, mexicana y habitante del estado de Sinaloa, cuyo testimonio de sobrevivencia inspira y promueve el autocuidado, la buena actitud y el apoyo emocional de familiares, amigos y personal médico ante un diagnóstico de cáncer. 

Laura, de voz calmada y segura, se presentó en el primer día del evento Modo Rosa de la Universidad ISEP para conmemorar el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mamas. 

En su testimonio destacó que el diagnóstico fue un evento que le hizo replantearse su vida. “Es la historia de mis últimos 5 años y diez meses de vida en los que comenzó esta nueva etapa, una nueva oportunidad de vida gracias a que me hice la mastografía a tiempo”. 

Fue la disciplina con la que asumió el cuidado de su salud la que le permitió obtener un diagnóstico temprano de cáncer de mama, al igual que el acompañamiento y apoyo de su familia, amigos y personal médico lo que permitió rápidamente atender su salud, a través de la realización de exámenes más precisos, una cirugía obligatoria y urgente y posteriormente, decenas de sesiones de radioterapia y quimioterapia.

La importancia del apoyo familia y la calidez y calidad del personal médico 

A lo largo de su participación, Laura destacó el rol esencial que tuvo su familia, la labor encomiable del personal médico del Hospital de los Ángeles y el Instituto Cancerologico de Sinaloa y la Secretaría de Salud del estado de Sinaloa para lograr una intervención quirúrgica y una posterior atención médica que erradicó el cáncer de su cuerpo, y que cinco años después la llevan a afirmar y agradecer a tantas personas involucradas en su mejoría. 

“Fue el médico especialista quien localizó ese pequeño tumor que yo no toque. Desafortunadamente cuando uno toca un bulto puede ser ya un proceso muy avanzado”. Por esa razón Laura promueve desde entonces con insistencia el chequeo médico y la mastografía anual como los únicos métodos para prevenir y detectar a tiempo un tumor y adelantar así los procesos médicos. 

La economía familiar y los aprendizajes que deja un diagnóstico de cáncer 

Laura confió en las instituciones y en los profesionales. De su experiencia, asegura que contamos con instituciones públicas y fundaciones que pueden ayudar al paciente y evitar una degradación del patrimonio familiar en búsqueda de la sanación.  

También exaltó la importancia de la asesoría psicológica en su proceso de curación, que le permitió tomarlo con sabiduría y no solo capacitarse emocionalmente, sino capacitarse en terminologías médicas. 

Laura Castro es hoy día una activista y promotora del autocuidado para evitar que otras mujeres tengan que enfrentarse a la enfermedad o lo hagan a tiempo. 

Esta mexicana reflexiona sobre el rol de la mujer y cómo una familia puede verse afectada al estar la madre enferma. “Sabemos que en la mayoría de los hogares mexicanos y de Latinoamérica es común que la mujer sea quien articule la dinámica familiar, y cuando la madre pierde la salud es más determinante en el futuro de la familia”. Por esta razón, la madre de familia, dice, no debe dejarse de lado y descuidarse sino asumir su cuidado como una prioridad. 

Jamás lo sentí como una sentencia de muerte

Laura tenía razones para sentir angustia y miedo. Sus padres fallecieron de cáncer. Pero ella decidió asumir el diagnóstico como una oportunidad para replantear su vida, evaluar todo lo que tenía y cuidarse. “Hablar de cáncer no es sinónimo de muerte”. 

Como paciente se sentía bien y decidió darle la noticia del diagnóstico a sus familiares y expresarles su fortaleza y actitud positiva. Además, asegura que compartir su proceso con otros fue un alivio. 

A los jóvenes les aconseja a evitar la desidia, a cuidarse y priorizarse, a ser disciplinados con su salud y sus visitas médicas. 

Desde Sinaloa, Laura ha animado en medios mexicanos y fundaciones a todos y todas a dejar atrás el pensamiento pasivo frente a la enfermedad y a participar activamente en las dinámicas de prevención del cáncer de mama que en cada rincón del mundo se llevan a cabo durante todo el año, pero con un énfasis especial durante el mes de octubre, “para que ninguna mujer tenga que despedirse antes del tiempo”.

 

¡Conoce nuestro programa en psicooncología! 

Recibir información
×