fbpx

2 de diciembre de 2021,

Qué es la terapia contextual y cuál es su estudio psicoterapéutico

La terapia contextual es una forma terapéutica popularizada en las últimas décadas que interpreta los fenómenos de la conducta y la mente humana en relación a su contexto, y no de forma aislada.

¿Qué es la terapia contextual y cuál es el estudio psicoterapéutico que sigue este método?

La terapia contextual es una forma terapéutica popularizada en las últimas décadas que interpreta los fenómenos de la conducta y la mente humana en relación a su contexto, y no de forma aislada.

La psicología lejos de ser una ciencia homogénea, es una suerte de varias psicologías, es decir, de diferentes aproximaciones y teorías en torno a la conducta del ser humano. 

Esta riqueza de apreciaciones ha permitido el desarrollo de la disciplina y el surgimiento de algunos nuevos modelos de intervención nacidos precisamente de la práctica psicológica. 

La terapia contextual es también llamada terapia de tercera generación y es el nombre en el que se agrupan a diferentes tipos de terapia que con un acercamiento empírico y pragmático busca dar respuesta a los problemas o planteamientos psicológicos de las personas. 

Son terapias emergentes de la tradición conductual que ha supuesto una revolución en la psicoterapia. 

En el marco de aplicación dos aspectos se interrelación: el contexto y los valores del individuo. 

Así, el lenguaje tiene también una distinción por considerarse una presentación del individuo y moldea las experiencias. La conducta verbal del individuo son manifestaciones de los valores internos del individuo y sus modos de interactuar con el contexto. 

La terapia contextual busca conocer los orígenes de las emociones, conductas y pensamientos de las personas a un nivel más profundo gracias a la incorporación del contexto, pero también a estudiar cómo esas conductas cambian en la interacción. 

Las teorías contextuales incorporan hallazgos, desarrollos básicos y aplicados de carácter científico que han demostrado resultados en la aplicación terapéutica con el fin de incidir, predecir y determinar el efecto de los elementos del contexto en la conducta con el propósito de lograr mayor efectividad terapéutica. 

¿Qué es la Terapia Contextual? 

La terapia contextual es un enfoque integral terapéutico de implicación interpersonal y sistémica que se basa en la relación y comprensión de las estructuras relacionales básicas y sus procesos interactivos. Siendo parte de una nueva forma de abordar la psicoterapia, estas intervenciones ponderan “la realidad” de “la realidad construida” por el individuo y permite el enfoque de muchas otras líneas terapéuticas. 

La terapia contextual tiene una alta carga filosófica y de valores, por lo que se trabajan temas como el perdón, la moralidad, la ética y la justicia. Este tipo de terapia además incluye sanación intergeneracional, reconciliación y reconocimiento. 

El objetivo de la terapia contextual es conciliar estos aspectos y dirigirlos a la cura o sanación del dolor emocional de una persona así como a un mejoramiento de sus relaciones. 

En la terapia, “contextual” se refiere a todas las personas que son afectadas por el esfuerzo terapéutico. Existen cuatro dimensiones de la interacción contextual que se consideran en la terapia: hechos, psicología individual, transacciones del comportamiento y ética relacional.  

Antecedentes de la Terapia Contextual

La psicoterapia tiene sus orígenes en el positivismo lógico y cientificidad. Este modelo buscaba, basado en el método científico, un acercamiento objetivo al individuo para curar síntomas mentales.

Esta aproximación rompe con la concepción general de que los problemas mentales tenían origen en la mente del individuo, y a partir de la teoría implícita de Freud, la psicología comienza a interesarse por lo relacional. 

En filosofía, lo relacional como una categoría de la realidad emergió y tuvo su mayor progreso con la publicación de los libros de Martin Buber y su apreciación “interhumana” de la vida. 

Con el proseguir de los años en psicología hubo una creciente convicción sobre la esencia relacional de la vida y para la década de 1950 se comenzó a reconocer la limitación de la terapia individual, particularmente en niños y psicóticos. Por lo que se inició una experimentación de terapias conjuntas, con la participación del núcleo familiar.

En 1957, Boszormenyi-Nagy introdujo junto a su equipo de trabajo las terapias familiares como un proyecto de investigación en el Instituto de Psiquiatría de Filadelfia. 

Boszormenyi-Nagy es considerado el padre de la terapia contextual. En sus aportes enfatiza la unión inherente de las generaciones y los elementos intrapsíquicos e interpersonales. 

 

Tipos de Terapia Contextual 

La terapia contextual o de tercera generación es la de mayor aplicación terapéutica y la más común en la práctica clínica. Su conocimiento se basa en sus orígenes científicos y su aplicación a casi todos los aspectos de la vida. 

Existen muchos otros modelos, pero los que mencionamos a continuación destacan del resto por presentar un modelo terapéutico eficaz y más extendido. 

La terapia de aceptación y compromiso (ACT)

Es la terapia más difundida del enfoque de la teoría de los marcos relacionales. Se trata de un tipo de intervención cuyo objetivo es la aceptación psicológica de los eventos y la comprensión y definición de los valores personales. Cuenta con un desarrollo filosófico que es la base de esta psicoterapia y su marco teórico. 

La terapia de aceptación y compromiso (ACT) se enfoca en la aceptación, comprendida como la capacidad humana de estar conscientes en el aquí y el ahora en la percepción de pensamientos, emociones, recuerdos e imágenes y a partir de esta capacidad asumir acciones acordes con los valores personales. 

Se trata de una terapia que exalta entonces la aceptación de lo que ocurre, el compromiso de someterse o alinearse con los valores personales y a su vez, tener una mayor flexibilidad psicológica en el sentido de contactar o desistir de una acción que cause malestar, pero nos ponga al servicio de los valores identificados como propios. 

Esta terapia otorga una alta relevancia al lenguaje al punto que considera que es la base de los problemas psicológicos y busca la recontextualización de los eventos privados, clarificar el motivo o sentido de la vida de cada individuo, ir al fondo de lo que se valora y adquirir un compromiso con los cambios necesarios en la acción. 

Así se asume que junto con el lenguaje, el sufrimiento humano es promovido por la fusión cognitiva (estar enredado en los pensamientos), la tendencia a valorar como positivo o negativo la experiencia, la evitación experiencial y la tendencia a dar razones o justificaciones del comportamiento.  

La alternativa terapéutica de la ACT propone aceptar las condiciones inherentes a la condición humana y conectarse con el presente para tomar acciones conducentes a vivir mejor y de la forma en que se quiere y elige vivir.

La terapia dialéctico-conductual (DBT)

Esta terapia tiene una función muy precisa. Reducir pensamientos y comportamientos autodestructivos. Está centrada en la enseñanza de habilidades psicosociales. Fue ideada por la investigadora de la Universidad de Washington, Marsha Linehan para tratar a personas con trastornos límites de la personalidad. 

Combina diversas técnicas de la teoría cognitivo conductual para regular las emociones y ejecución de pruebas de realidad efectivas en el tratamiento a angustias, plenitud de conciencia y tolerancia. 

Estudios confirman que es la forma más eficaz de tratamiento de pacientes con pensamientos suicidad crónicos y a trastornos del ánimo, dependencias químicas y victimas de abuso sexual. 

La psicoterapia analítica funcional (FAP)

Esta psicoterapia se centra en la relación terapeuta-cliente dentro del contexto clínico y el aprovechamiento de oportunidades de aprendizaje en las sesiones. Se identifican y refuerzan conductas clínicamente relevantes o variables relacionadas con la relación del individuo con su problema, las conductas que representan un avance y la interpretación del paciente con sus conductas.

Así, la relación cercana terapeuta-cliente y los refuerzos son elementos primordiales de la terapia para moldear, aumentar o reducir ciertas conductas.

Mindfulness

Es una de las terapias contextuales más extendidas en los últimos tiempos y se resume en centrarse en el momento presente, actuar como un testigo y aceptar lo que sucede sin intentar controlar los eventos. 

Al mismo tiempo, propone reducir activamente la participación o impedir que pensamientos sobre el pasado o futuro tomen el control y en su lugar operar en el aquí y ahora. Este enfoque propone una aceptación radical de los eventos, una selección activa de las experiencias y propone que aprendamos a operar con nuestro presente y los eventos que ocurren aún cuando nos sean insatisfactorios o dolorosos.  

Dónde estudiar un máster en Terapia Contextual en México

En la Universidad ISEP, líder en la formación en línea de postgrados en psicología, educación, neurociencia, fonoaudiología y empresas, se propone a los estudiantes del último año de psicología, y profesionales en psicología, psiquiatras y psicólogos el Máster en Terapias Contextuales con posibilidades de doble titulación en cualquiera de los programas de maestría en psicología clínica. 

Toma acciones en el presente para tu futuro profesional y comienza a construir tu perfil como especialista en terapias contextuales con reconocimiento internacional y solidez académica.